Acidez de estomago: recomendaciones dietéticas a seguir

Acidez de Estomago

En ocasiones nos pasamos comiendo, y al día siguiente nos acordamos de que nos hemos pasado porque viene la acidez de estomago y todo ese malestar de cuerpo que le acompaña. ¿Pero en qué consiste la acidez de estomago?

La acidez de estómago consiste en una especie de quemazón o ardor que sube hasta la laringe. Lo normal es que el cardias permanezca cerrado mientras se hace la digestión. Sin embargo, en ocasiones, esta válvula se relaja y deja pasar los ácidos gástricos al esófago. Este proceso se denomina reflujo gastroesofágico. Hay que tener en cuenta que los tejidos del esófago se resienten con la acción del ácido y esto puede dar lugar a una enfermedad llamada esófago de Barrett, el paso previo al cáncer de esófago.

Aproximadamente un tercio de la población sana experimenta reflujo gastroesofágico al menos una vez al mes. El reflujo suele ir acompañado de pirosis, sensación de ardor y acidez en el esófago y no constituye en sí mismo una enfermedad, pero si se repite muy a menudo puede ocasionar importantes trastornos.

Causas de la acidez estomacal:

  • Estrés: Las preocupaciones y el ritmo acelerado de vida que se lleva, es una causa muy importante para la aparición de la acidez de estómago.
  • Dietas ricas en grasas saturadas o trans.
  • Dietas ricas en carbohidratos refinados o procesados: Estos alimentos ayudan a la aparición de esta enfermedad.
  • Comer en forma rápida: Sin masticar bien la comida también son hábitos que atentan contra la salud del estómago.
  • Saltear comidas: Esto conlleva a que, en la comida que se realice, se coma en forma desproporcionada, alterando el buen funcionamiento digestivo.
  • Fumar.
  • Exceso de alcohol.
  • Falta de ejercicio: El sedentarismo ayuda a la aparición de esta u otra enfermedades.
  • Falta de descanso.
  • Presencia de una bacteria llamada Helicobacter Pylori.

Dieta contra la acidez estomacal:

  • Leche: Desnatada.
  • Queso: Desnatados. Evita los quesos maduros con alto contenido en grasas y en sal.
  • Yogur: Desnatado.
  • Huevo: Consumir 3 huevos por semana.
  • Carne y pescado: Preferentemente pescados de mar, pechuga de pollo y carne de ternera sin grasa. Evita las carnes demasiado cocidas. Evita embutidos, chorizos, panceta, fiambres en general.
  • Vegetales: Preferentemente cocidos, hervidos o al vapor, en budines, souflés, purés, etc.
    Si estás en plena crisis de la acidez evita los vegetales crudos.
  • Frutas: Cocidas al horno o en purés, crudas ralladas. Evita las frutas crudas con cáscara. En cuanto a los zumos de frutas, debes realizar una progresión a base de zumos diluídos, primero al 50% (mitad agua, mitad zumo), luego reduce la cantidad de agua y aumenta el zumo de fruta.
  • Cereales: Preferentemente blancos, evita los cereales integrales, harina de sémola, semolín, maíz, trigo, pastas de sémola, arroz blanco, etc. En cuanto al pan mejor si es dextrinizado, es decir lo tuestas pero sólo un poco, el pan está a su punto justo cuando alcanza un color apenas marrón claro. Este pan apenas tostado es más fácil de digerir que el pan sin tostar o el extremadamente tostado.
  • Legumbres: Evítalas en el momento de ataque de acidez, en el caso de que éste se haya superado, las legumbres deben estar muy bien cocidas.
  • Aceites: Sólo para condimentar, no lo utilices como medio de cocción. Aceite se soya, girasol, uva, maíz, oliva, linaza, canola, etc. son los de mejor calidad.
  • Azúcar: Evita los dulces en general, los amasados de pastelería, masas, galletas dulces, etc. Estos productos contiene mucha cantidad de azúcares refinados y grasas saturadas que aumentan el trabajo del estómago.
  • Líquidos: Agua dos litros diarios, evita el alcohol, ya que es un excitante de la mucosa gástrica.
  • Infusiones: Estas infusiones suelen ser muy útiles porque ayudan a la digestión y a depurar el organismo, té de boldo, cedrón, manzanilla, cola de caballo, hierba de pollo, malva, etc. Puedes tomarlos fríos o tibios.
  • Condimentos: Evita las salsas elaboradas, como mayonesa, ketchup, o cualquier otra que no sea casera.

Recomendaciones dietéticas:

  • Tómate el tiempo necesario para comer, no lo hagas en forma apurada. Mastica bien los alimentos, esto ayudará al trabajo del estómago.
  • Come poca cantidad de comida, es decir porciones pequeñas, varias veces al día.
  • Después de la cena, no te acuestes rápido, espera por lo menos 1 hora antes de irte a dormir.
  • Sal a caminar, relájate durante 30 a 40 minutos diarios, es una buena terapia que te ayudará a oxigenar mejor tu organismo.
  • Duerme bien: El descanso es fundamental, debes dormir 8 horas diarias, esto te hará sentir más relajado.
Share this post



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.